Suplementos


Chlorella En Polvo Certificado Hg Organikal - 50 Grs

$660,00

Conocé nuestras opciones de envío

Compartir:

Características

La Chlorella es una microalga unicelular de coloración verde, y del tamaño aproximado de un glóbulo rojo. Este microorganismo vegetal data de unos 2 millones de años de existencia sobre la tierra, y si bien se clasifica como eucariota, su antigüedad lo posiciona como base de las cadenas alimentarias en los origines de la vida del planeta.

La complementación a la dieta con microalgas Chlorella constituye más que una mera suma de sus nutrientes. La Chlorella es un alimento completo que potencia los resultados de la perfecta integración de sus nutrientes en todas sus dimensiones, incluidos en una matriz vegetal (propia alga) que posibilita maximizar su biodisponibilidad.

Acción

Nutricionalmente las microalgas Chlorella constituyen uno de los alimentos más ricos en proteínas (60%), beta-caroteno (pro-vitamina A), y los ácidos nucleicos (ARN y ADN), y contiene más clorofila que cualquier otro alimento de la naturaleza (2 g por cada 100 g), más de 10 veces la concentración contenida en la alfalfa.

Dada su composición, esta microalga presenta características únicas en su tipo:

Sus proteínas ricas en aminoácidos esenciales y grasas poliinsaturadas se asimilan casi inmediatamente, ya que su conformación permite maximizar su biodisponibilidad. De esta manera, las personas que la consumen a menudo se sienten con más energía por la excelente fuente nutricional.
Mejora la capacidad del sistema inmunológico, dado en parte por su aporte de antioxidantes, vitaminas y polisacáridos ácidos.
Permite la eliminación de toxinas ambientales limpiando el cuerpo, debido a la su capacidad de quelación de metales pesados (mercurio, plomo, arsénico, cadmio, etc.) y sustancias orgánicas como residuos de radiación, pesticidas, herbicidas, y demás agroquímicos. Fenómeno conocido como bioremediación y favorecido principalmente por las fibras de celulosa que componen su pared celular.
Proveen un efecto antienvejecimiento (antiaging) comprobado por disponer de una fracción rica en ácidos nucleicos que le brindan al organismo los precursores de la síntesis y reparación del material genético celular.
Su balance nutricional, sumado al aporte de antioxidantes y ácidos grasos mono y poliinsaturados (omega 3, 6 y 9), permiten reducir la generación de inflamaciones articulares y de diversos tejidos, comúnmente ocasionadas por deficiencias nutricionales en la dieta.
Su contenido de fibras brinda un efecto prebiótico, favoreciendo la generación de la flora intestinal positiva (bifidobacterias) y contribuyendo a regularizar el tránsito intestinal.

El perfil nutricional de chlorella es impresionante. Presenta en importantes cantidades la totalidad de la vitaminas de grupo B (B1, B2, B3, ácido pantoténico o B5, B6, ácido fólico o B9, B12), vitamina C, vitamina E, biotina (o vitamina H), ácido para-aminobenzoico (PABA), e inositol.
100 gramos de Chlorella contienen más de 125 microgramos de vitamina B12, más de 55.000 IU de vitamina A, más de 21 mg de Vitamina C, junto con 221 mg de calcio, 315 mg de magnesio, 130 mg de hierro, 71 mg de zinc y 989 mg de fósforo.

Además, la chlorella contiene más del 55 por ciento de proteínas que las cuales contienen la totalidad de los aminoácidos esenciales y gran parte de los no esenciales (19 en total), un porcentaje mucho más alto que cualquiera otro alimento como la soja o de arroz, y comparable con el de las microalgas Spirulina.

La clorofila presente en la Chlorella (2%) ha sido estudiada como un componente muy eficaz en la desintoxicación del hígado y la circulación sanguínea, como así también en la limpieza del intestino y la alimentación de la flora intestinal benéfica. En países como Taiwán y Japón, la Chlorella se ha utilizado en numerosos casos de envenenamiento por arsénico, debido a su capacidad de a su capacidad de absorción de metales pesados. El hierro se absorbe más fácilmente desde el intestino en presencia de la clorofila, ya que químicamente ésta puede catalogarse como el homólogo vegetal de la hemoglobina (proteína trasportadora de gases en la sangre). Otros nutrientes como la vitamina C, el ácido fólico y la vitamina B12 (también presentes en la Chlorella) resultan ser claves para la correcta absorción del hierro y asimilación por el cuerpo.

En 1970, la flota de defensa de marina de Japón realizó un estudio sobre el consumo de Chlorella en la tripulación de uno de sus barcos, que demostró que los marineros suplementados Chlorella mostraron una resistencia significativamente mayor para los virus del resfriado y a la pérdida de peso.(Changes induced by Chlorella on the Body Weight and incidence of Colds Among Naval Trainees. Midorf, 1, 1970.) Investigaciones han encontrado algunas sustancias presentes en la Chlorella (polisacáridos ácidos) las cuales se le atribuye la propiedad de aumentar la producción de interferón, un agente químico del cuerpo que protege a las células de los virus dañinos. (Umexawa, et al. Physico-Chemical and Biological Properties of Chron A, an Acid Polysaccharide Originating from Chlorella. Chemotherapy, 30, 9, 1982).

Actualmente en Japón el tratamiento de las úlceras pépticas utilizando Chlorella está bien establecida, así como el tratamiento de las úlceras duodenales y gastritis. (Yamagishi, Y. The Treatment of Peptic Ulcers by Chlorella. Nihon III Shimpo. No 1997, 1962). La Chlorella se ha usado tradicionalmente en el tratamiento de la hipertensión, la diabetes, hipoglucemia, el asma, estreñimiento, y para regular los niveles elevados de colesterol. Una investigación reciente indica que ciertas sustancias de Chlorella estimulan el sistema inmunológico naturalmente posibilitando proteger el cuerpo contra enfermedades generalizadas e incluso el cáncer.

Un extracto de Chlorella denominado “Factor de Crecimiento de la Chlorella (FCC ó CGF)” fue desarrollado por el Dr. Fujimaki con una concentración considerable de material genético cercana al 3%, fue sometido a diversas investigaciones entre las cuales se determinó que los niños que consumían CGF desarrollaban menos caries y su dentición y desarrollo maxilo-facial era casi perfecto. Estos niños a su vez reportaron menos enfermedades, crecieron en peso y tamaño considerablemente más, con un coeficiente intelectual más alto, y presentaron mejores habilidades sociales.
Estudio posteriores desarrollados por el Dr. Yoshio Yamagishi realizados en niños estudiantes sanos de 10 años de edad de la Escuela primaria de Okuno – Tokio (Japón) mostraron un incremento en el creciemiento de altura y peso de los niños que lo consumian en un 40% y un 30% respectivamente contra los que no. (Yamada, Yoshio, et al. School Children's Growth and the Value of Chlorella. Nihon III shimpo, No. 2196, 1988)

De la misma manera en que la Chlorella actúa en el aumento de la velocidad de crecimiento, puede utilizarse para estimular la curación de muchas enfermedades. Las sustancias que promueven el crecimiento en animales jóvenes y los niños también promueven la reparación del tejido dañado en animales adultos y en los seres humanos. Varios autores afirman que la pérdida de energía y el decremento físico asociado con el envejecimiento son debido a deterioro del material genético (ADN y ARN) el cual es necesario para el correcto funcionamiento de todas las células. Esto fue demostrado en repetidas oportunidades con estudios en los que se les suministró a individuos una dieta rica en alimentos con alto contenido de ADN y ARN, percibiendo mejoras en los niveles de energía y bienestar. No obstante, esta suplementación mostró que no solo los individuos comenzaron presentar una mayor predisposición energética y un aspecto más juvenil, sino que los problemas de salud tales como la artritis, enfermedades cardíacas, deterioros en la visión, pérdida de la memoria, enfisemas, y depresión simplemente desaparecieron en muchos de ellos. (Frank, B. Dr. Frank's No-Aging Diet. B of A Communications Co., Baton Rouge, LA, 1981)

En proporción, el contenido de ARN en las microalgas Chlorella es 17 veces mayor en el contenido en las sardinas en conserva, siendo uno de los alimentos naturales que mayor concentración presenta. (Estudio realizado por el Dr. Minchinori, Japón). Por supuesto, es notorio que los ácidos nucleicos no lo son todo en la prevención de las enfermedades. Su consumo debe contemplarse en el marco de un régimen nutricional equilibrado, siendo de absoluta importancia que toda dieta sea apropiada en cuanto al consumo proteínas y aminoácidos, vitaminas, minerales, ácidos omega, oligoelementos y enzimas, entre otros nutrientes. Es por esto que la suplementación con Chlorella, en todos los casos ha sido mucho más eficiente en la prevención de enfermedades relacionadas al envejecimiento que una simple dieta rica en ADN o ARN brindada por el consumo excesivo de alimentos fuente.

Seguinos en: